Toda persona en un momento determinado de su vida puede verse sorprendido por algún malestar que escapa a su comprensión y que le desborda. Ese dolor interpela y de ahí brota una pregunta ¿Qué me pasa? ¿Por qué me ocurre esto? Es el momento de hacer una consulta.

Hay personas que acuden simplemente porque quieren profundizar en su propia vida o en aspectos de su personalidad que les resultan molestos y desean modificar.

Los niños no solo dan problemas, también sufren y precisan ser escuchados. Hay niños a los que se les llama “vagos”, seguramente algo les impide aprender. También a ellos la ansiedad o la angustia les puede llevar a comer demasiado o a moverse demasiado. Un niño hiperactivo puede ser solamente un niño angustiado. Hay otros que son tímidos o inhibidos, casi nunca acuden a una consulta pero lo pasan mal.


Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted